Actualidad

Almas Inconscientes en la Montaña

Quiero plasmar un pensamiento particular, esto dadas las circunstancias negativas que se evidencian en la actualidad cuando asciendes por alguna montaña del país. “El problema de la basura”

Tengo la fortuna de haber sido formado en Exploradores del Rey, una paridad con los scout. Desde infante allí aprendí el respeto por el entorno natural. Siempre que fuimos de campamento, caminata, visitas a parques, etc. Nos rigieron reglas de oro, reseñas que quiero recordarle al mundo para aprender respeto y responsabilidad a aquellos monumentos naturales que nos regalan momentos maravillosos.

Siempre que llegamos a un lugar lo hacíamos bajo esta oración:

“Padre Nuestro, te agradecemos por la belleza del mundo que se ha conservado, por las montañas, por los lagos y los árboles, las rocas y las estrellas que marcan el camino hacia el cielo. Que apreciemos todo esto hasta el punto de que nuestra presencia aquí no disminuya en forma alguna la belleza que había antes de que llegáramos”.

Otra regla enfática aún vigente es: “Dejar el lugar de estadía mejor de lo que lo encontramos”

Retomando el tema… entonces; dado que subir montañas se ha vuelto una moda, esto implica grandes riesgos a la naturaleza, y si no se considera puede llegar a ser un daño irreversible. Por tal razón  considero apropiado dejar un mínimo ideal de las actitudes reales de quien ama con pureza a las montañas.

¿Quién es el verdadero hombre que ama a las montañas? Aquel que inspirado por su grandeza se deja envolver por su belleza, y sintiéndose enajenado por su encanto asume responsabilidad, respeto y cuidado por ellas.

¿Quién es el verdadero hombre que ama a las montañas? Aquel cuyo espíritu es tan grande que solo puede llenar en los espacios abiertos, allí se satisface con el canto del jilguero, con el verdor de los árboles, con el blanco intenso de las nubes, y aun con la oscuridad de la noche suspira alegría.

¿Quién es el verdadero hombre que ama a las montañas? Aquel hombre de espíritu puro que despavorido corre como leopardo, de una sociedad competitiva, llena de egoísmo y consumismo descontrolado…

Aquel que sin saber la razón exacta ha seguido la plegaria de su espíritu elevándose sobre las alturas, solamente para satisfacerse y plasmar las mejores imágenes en su memoria, para posteriormente volver renovado e iluminado y vivir con humildad en las partes que se socializa.

 Y sobre todo... Llamo montañista aquel que se siente parte del ecosistema, y lagrimea cuando un árbol, un ave, un mamífero, o un rio  mueren.

 Entonces si están subiendo montañistas reales ¿Quién está llenando las montañas de basura? Hay hombres inconscientes, caminan y viven mas no razonan. Puedes darte cuenta  la pureza de la montaña revela tu impureza e irritante costumbre. La basura en la montaña es un defecto para su belleza.

Ciertamente será imposible coincidir en un solo propósito por el cual subimos montañas, ya suficiente tergiversado está el propósito  real. Lo que sí es inaceptable es la tolerancia de gente inconsciente que día con día incrementan los basureros en los bosques de nuestra primavera.

A vos qué sentís libertad dejando tumultos de basura en los cerros, sencillamente porque nadie te observa, y porque no afectara tu estética… Desarrolla conciencia y vuelve a la montaña.

A vos que te pesa  bajar una lata, un vaso, un plástico, una botella de vino, sos un peligro, sos una amenaza para la montaña. ¡Por favor! Desarrolla conciencia.

En pleno siglo XXI es inexcusable tal comportamiento de mal gusto. Es inexcusable no tener el mínimo aprendizaje de responsabilidad para manejar nuestra basura. Así que tú falta de armonía, es un defecto para las hermosas montañas y la sociedad en general de Guatemala y el mundo.

En chapín “Al que le quede el guante que se lo plante”

 

 

 

Por: Jeinner Alejandro

Referencias:

Manual de Exploradores del Rey Oración del campista

Fotos:

Alexander Jacinto (Atitlan)

Rodrigo Antonio Chun Ramos (Tajumulco)

Locos por Guate (Santo Tomas)

¡Cuéntanos tu historia!

Contactame para saber más.

Correo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Sígueme