Cultura

Trapiche Artesanal los Aguirres

La Unión, así se llama la aldea habitada por la familia los Aguirres, La aldea está adornada por el colorido de flores de Matilisguate y descansa sobre las faldas del volcán Suchitan en Jutiapa. Cada año cuando llega enero Don Juan Aguirre con 75 años de vida, empieza a preparar el escenario para continuar una práctica primitiva totalmente orgánica, ya casi desaparecida “la molienda de caña de azúcar con trapiche” esta práctica la trajeron los colonizadores españoles en el siglo XV.


¿Qué es el trapiche? El trapiche consiste en un juego de rodillos metálicos con tracción diseñados para engranarse entre sí, y conforman un molino artesanal. Esta combinación de rodillos se instala en forma vertical a unos centímetros del suelo, ¡Listos para girar a través de la fuerza animal! Es decir un yugo de madera tipo hélice que cruza el molino, es girado constantemente por una yunta de bueyes.

Don Juan Aguirre lleva toda su vida en el oficio, y a pesar de que se le dificulta escuchar es el único y gran líder que comanda el equipo familiar. Actualmente se han unido al trabajo sus hijos, sobrinos, y todos aquellos cercanos. La familia inicio con la molienda a finales del siglo XIX y desde entonces han mantenido la práctica constantemente.
Ciertamente la extracción de la caña artesanal se ha vuelto una labor de atracción en nuestros días, pero solamente los que ejercen tal práctica saben el arduo trabajo que requiere. −Estuve con Don Juan y su familia, y así es un día en la molienda los Aguirres.


El día anterior Don Juan y su familia estuvo extrayendo el jugo de caña, desde las cuatro de la tarde, durante toda la noche, y parte de la madrugada, en este lapso se logró extraer cientos de litros de miel, lista para ser procesada.

 

… al siguiente día. ¡Apenas han dormido unas horas! Cuando todavía el sol duerme en la cuna y las nubes reposan sobre el gran Suchitan, los pájaros hacen algarabía, entonces los hombres de la familia Aguirre, de un impulso olvidan la comodidad de su cama, y se apresuran pues la temporada de trabajo continua.
Hay un hombre alto y con barba grande, es el encargado del calentamiento del horno. El bagazo de la caña triturada se utiliza como combustible, y empieza el fuego bajo un horno que sostiene un inmenso perol listo para cocer ochocientos litros del jugo de caña extraídos la noche anterior.


Don Juan es el comandante de todo, y se vuelve rigoroso con las indicaciones, sin reloj respeta los tiempos, con su intuición calcula el fuego, y la leña.

 

−Manuel Aguirre es sobrino de don Juan−. Es el más platicador de todos y se ofrece para explicar todos los procesos, todas las anécdotas, y se convierte en un gran recepcionista de los visitantes.


−El cocimiento de la miel depende del tipo de caña, a veces dura tres, cinco, siete, y hasta diez horas en el horno. Esta que estamos cociendo dura siete horas dijo.−,
Continuo− para purificar la miel, utilizamos esta agua de mozote, sirve hasta para expulsar hasta las piedras de los riñones. ¡Es medicinal! Afirma.


El agua de mozote consiste en machacar la corteza de un árbol y luego se deja reposando en agua. Después de unas horas está todo listo para curar la miel. Y para limpiar los riñones. Entonces hacen la cortesía de invitar a degustar una bebida curativa a los visitantes.


Después de varias horas del proceso viene el segundeo, es decir sacar la cachaza. Se refiere a la separación de la miel purificada y el hervor que se acumula en la parte superior del perol de cocimiento, de esta forma se obtiene productos de mejor calidad.


Al medio día los vecinos que ya conocen los tiempos de cocimiento de los Aguirres, aparecen de diferentes lados en desfile armonioso hacia el horno que hierbe la miel, unos llevan ayotes para endulzarlos, manías para la conserva, pan para los buñuelos, y esto se convierte en una majestuosa tradición con el vecindario.

Deben apresurarse para lograr un espacio y recibir la miel hirviendo para que pueda penetrar en sus alimentos. ¡De inmediato todo se vuelve en un deleite para el paladar!
¡Aquí huele delicioso!

 

El jugo de la caña ha pasado, la cachaza fue retirada, los vecinos y la conserva se fueron, han separado cierta cantidad de miel, y ahora que la miel obtiene su espesor, es el momento de continuar con el batido, las melcochas, y la panela.


−Aquí todo es viejo− mire esta canoa tiene muchos años, decía –Manuel, mientras caminaba para destaparla. Esta canoa sirve para para mover el batido. −La canoa parece digna para estar en el museo, por su antigüedad y su aspecto particular. También dentro de ella se guardan todas las herramientas necesarias, espátulas grandes y pequeñas, moldes para la panela, y vasijas de arcilla que ya no usan pero forman parte de la historia de la molienda. −Decía con entusiasmo mostrando cada una de las herramientas−

 

El traslado de la miel espesa del horno hacia la canoa debe ser breve, esto por el endurecimiento de la miel sin estar en los moldes correspondientes, y por el daño que provoca el calor a los utensilios de cocina. Así que de pronto se ve a los hombres avanzando ligeramente con el traslado del producto. Y así mismo ya hay una dupla de hombres esperando con remos de madera, es como si estuvieran cerca de navegar contra las corrientes de un rio o lago, pero realmente están listos para hacer el batido, hacer melcochas, llenar los moldes para la panela. Veinte minutos después de llenar los moldes se termina el proceso, y todo está listo para posteriormente hacer la distribución respectiva. De esta forma termina el proceso de los productos artesanales.

Los productos han terminado, pero realmente es la mitad de la jornada. Las personas de alrededor y de lugares lejanos recién llegan para visitar… Unos beben jugo de caña, otros compran miel, otros se hacen selfies, otros están listos para pasar una noche viendo el giro de los bueyes.


Esto es una algarabía de alegría, un rincón familiar, esto es parte de nuestra costumbre, esto es raíz de nuestros abuelos, esto vale la pena visitar.

Redacción: Jeinner Alejandro

¡Cuéntanos tu historia!

Contactame para saber más.

Correo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Sígueme