Blog

Jeinner Alejandro

Volcán Tacana Ruta Sur

 Allí la naturaleza era salvaje y terrible, pero hermosa. Miraba con temor reverencial el suelo que pisaba, para ver que habían hecho las Potencias en aquel lugar, la forma, el modo y el material de su trabajo. Era una Tierra de la que solo hemos oído hablar, surgida del Caos y la Noche Ancestral.

No era el jardín del hombre, sino la esfera terrestre intacta. No era un herbazal, una pradera, un bosque, un matorral, un campo de cultivo o un yermo. Era la superficie natural del planeta Tierra, tal como fue creada para siempre, para ser la morada del hombre, decimos nosotros, pero en realidad para que la Naturaleza hiciera su trabajo y el hombre la utilizase si podía. El hombre no tenía nada que ver con ella. Era pura Materia, vasta, estremecedora; no la Madre Tierra que conocemos, -Un lugar hecho para que el hombre lo hollara ni que pudiera ser enterrado, ya que incluso dejar que los huesos de un hombre yacieran allí habría representado un acto de confianza excesiva-, sino el hogar de la Necesidad y el Destino.

 

Foto: Ellizabeth Rivera amanecer visto desde la cumbre del volcán Tacana

Se percibía con claridad la presencia de una fuerza que se negaba a ser bondadosa con el hombre. Era un lugar de paganismo y ritos supersticiosos, para ser habitado por un hombre más emparentado con las piedras y los animales salvajes que con nosotros…  ¿Qué significa entrar en un museo, contemplar una miríada de cosas particulares, comparado con que te muestran la superficie de un astro la dura materia en su propio hogar? Me siento intimidado ante mi cuerpo, esta sustancia a la que estoy unido y que ahora se ha convertido en algo extraño para mí. No me aterran los espíritus. – esos fantasmas que mi cuerpo podría temer-, ya que soy uno de ellos, sino que me aterran los cuerpos, y tiemblo ante la posibilidad de encontrármelos. ¿quién es este Titán que se ha apoderado de mí? ¡Misterio¡¡ pienso en nuestra vida en la naturaleza –hallarse cotidianamente frente a la materia, entrar en contacto con ella-, en las piedras, en los árboles, el embate del viento en nuestras mejillas!, ¡la tierra solida!, ¡el mundo real!, ¡el sentido común! ¡contacto! ¡contacto! ¿Quiénes somos? ¿Dónde estamos?

¡En Sibinal estamos!

Foto: Jeinner Alejandro División de las personas para la ruta turística y ruta sur

[No existen las fronteras] ese es el lema de Geografía sin Límites, con procedencia del pulgarcito de América, El Salvador. No siempre encuentras seres arraigados a sus ideales. En la sociedad actual casi todos tienen una vida convencional, sin darse cuenta que necesitamos ir más allá, al parecer los limites solo estandarizan la libertad del hombre, pero el espíritu y la voluntad son como el viento. Y aquí estamos en Sibinal municipio de San Marcos, Guatemala. Listos para cruzar la segunda frontera en un lapso de horas después de dejar el confort de la sociedad contaminada. Listos para subir el volcán Tacana 4092 msnm. Se pretende que el grupo de montañistas se dividida en dos: Ruta turística y Ruta Sur, (Lado de México)

 Foto: Geografía sin Límites Grupo determinado para ascender por la ruta sur del volcán Tacana

Esta es la descripción de la ruta sur.

¿Cómo se llega a la frontera?

Desde el lado de Guatemala el acceso es a través de pick up, es un camino ruta abajo, en un abismo turbulento de pinos verdes y nubes turbulentas. ¡El frio es agradable! por otro lado, el acceso hacia México es a través de veredas. Como en el mundo hay pasos fronterizos diferentes. Este es uno de ellos, posee unas cuantas casas, una tienda fronteriza y los infaltables perros. Es todo lo que tiene la frontera México-Guatemala, acá puedes recargar energías antes de iniciar el descenso por suelo mexicano hacia el pueblo de Talquian. Hay variedad de comida propia de cada región. No hay presencia de civilización, pero es visible el movimiento de mercadeo un tanto a la medida, altura y montaña. Los burros y mulas son los encargados de la mercadería hacia México, también la espalda de los hombres fuertes. y por supuesto entre lo primitivo y lo moderno el mercado de divisas es inevitable, también hay cambistas que transan el cambio de moneda. Pesos y quetzales.

Foto: Leonardo Villalta tienda ubicada entre México y Guatemala, acá encuentras lo necesario para alimentación

La caminata inicia desde la frontera, buscando descender hasta donde se denomina la ruta sur del volcán. Entre veredas de talpetate avanzamos luchando por no caer. Aquí vamos saludado a las personas que se movilizan entre ambos países. ¡Increíble! Basta caminar metros hacia territorio mexicano para visualizar una cultura diferente, un acento diferente, una infraestructura diferente. Después de caminar dos o tres kilómetros aproximadamente, encontramos el primer pueblo mexicano. Talquian de la Unión Juárez. Aquí tomamos descanso en Casa José Tacana.  Las costumbres son fervientes, a medida los habitantes de Talquian esperaban la llegada del monseñor del área, nosotros tomamos el ultimo pick-up, para llegar al punto de ascenso.

Foto: Jeinner Alejandro Descanso en casa José Tacana

Para llegar a Chiquihuites nos adentramos en el bosque, selva, o paraíso. ¡No es descriptible!  Basta alzar la mirada y te encuentras con el abrazo del bosque, las nubes coqueteando con los árboles, los ríos alborotados descienden felices del soconusco, adentrándonos en una alfombra de helechos y plantas de   Sombrilla de Pobre (Gunnera insignis). Ciertamente la determinación de aventurarse para estar solo en el bosque puede ser abrumadora, pero el paisaje es remedio para la memoria, es bálsamo para el temor ¡Cura todo! hace olvidar el arduo camino, y permite que tus ojos deleiten un atardecer puesto en cualquier lado del volcán.

Foto: Jeinner Alejandro plantas conocidas como sombrilla de pobre

Solo quien se ha profundizado en el bosque es capaz de imaginar lo inexplorable

A través de los medios de comunicación los hombres más curiosos han llegado a los hogares, ahora desnúdate de tu comodidad y experiméntalo por cuenta propia. Te sentirás vivo cuando veas descender de los acantilados, agua fría alimentando todo a su paso. Queras que las nubes sean tu alimento y el bosque tu sustento entonces vivir en la sociedad no será un deleite, será un nefasto estrés y aburrimiento.

Foto: Geografía sin Límites, mirador desde casa José Tacana

Continuamos la caminata pasando por Chiquihuites, camino hacia arriba los niños de los hogares hacen vallado, ¡Piden un dulce!, ¡un chocolate!, ¡Una galleta! Para quienes suben cerros sabrán que esto sucede a menudo en cualquier lado del mundo.  Amablemente los caminantes han atendido las plegarias, entregan golosinas, y reciben sonrisas sinceras.  Después que se había caminado prolongadamente hemos llegado hasta el descanso llamado las flores, hay unas bancas de madera y un rotulo informativo del área.  Es el primer descanso, el primer momento para saber nuestra condición física para asumir el reto. ¡Por dignidad o amor propio, todos están bien!

Foto: Jeinner Alejandro El equipo listo para iniciar ascenso desde  Chiquihuites Ciudad Juárez México

Después que se había caminado prolongadamente hemos llegado hasta el descanso llamado las flores, hay unas bancas de madera y un rotulo informativo del área.  Es el primer descanso, el primer momento para saber nuestra condición física para asumir el reto. ¡Por dignidad o amor propio, todos están bien!

 Foto: Geografía sin Límites, primer descanso, hasta este momento todo parecía abrumante.

Antes que el sol se escondiese entre el volcán, llegamos a Papales, allí vive una familia mexicana, solos, primitivamente, cultivando su alimento, y cultivando su alma. Tiene cabañas para rentar, allí entre lo remoto del bosque, viven rodeados de flores, lirios o cartuchos, con afluentes de agua fría. Amablemente nos abastecieron de aguas dulces y logramos hidratarnos de la mejor forma, ante el imponente volcán que mostraba su belleza frente a nuestra mirada. ¡Nos despedimos de esta noble gente, y seguimos la travesía!

Foto: Jeinner Alejandro en papales  existe un jardín de plantas elegantes que muestran su mejor flora.

Continuamos el viaje...

A medida avanzábamos la noche asechaba, el sudor del camino y el frio estremecían los cuerpos, avanzábamos para no quedar en el intento. ¡Estar en movimiento era la mejor alternativa! 

Aprovechando la hora de la cena, quisimos aprovechar el espacio en las cabañas MX Tacana, pero estaba ocupado por un grupo de caminantes. Esto fue el empuje para continuar a las caminatas del bosque encantado.

Foto: Rodolfo Ángel la travesía tiene una estación llamada bosque encantado

Al lado del bosque encantado vive una familia de corazón noble, ¡también escondidos en el bosque de Tacana! nuestros líderes Luis Duque y Christ Velas, en nuestra representación han platicado, para poder tomar la cena dentro de las cabañas, Ir agotado del camino, soñoliento, con hambre, frío, etc. Y que una familia abra las puertas de su cabaña en densas tinieblas. ¡es deleitoso! ¡Es placentero! Para ser exactos las cabañas están ubicadas a un costado del sendero, como para brindar servicios básicos de alimentación y a la vez generar dinero para su sostenimiento. ¡Se ubican temporalmente en épocas de montaña!

La comida que ha sido frisada dentro de cada mochila, después de muchas horas contamos con la posibilidad de hacer calentado en hoguera de leña, adentro de las cabañas no existe el frio, no existe el egoísmo.  Todo parece armonía y hermandad. Hemos compartido desde el mismo pedazo de pan, hasta el último sorbo de café o alguna bebida. ¡Insisto esto es hermandad! Estas son las sutras de la montaña. ¡Solidaridad, y determinación para afrontar la vida en equipo!

Foto: Rodolfo Ángel camino arriba entre vegetación y moral más allá de la cúspide

Después de pasar unos minutos acogedores dentro de la cabaña, continuamos la travesía. Esta vez con un grado más de dificultad, para personas que vienen de una altura inferior a los mil metros sobre el nivel del mar, no es fácil adaptarse rápidamente a más de tres mil metros de altura. El sistema digestivo trabaja diferente, y no todos procesan los alimentos a la misma vez.

A medida avanzamos entre la oscuridad de bosque, desfilamos como luminares con la luz de las linternas. El soroche o mal de altura se hace presente.  Algunos requieren hidratación constante, otros un analgésico para asentar el estómago, otros requieren detenerse para equilibrar la respiración, ¡recuperar oxígeno!, evitar mareos o mitigar la náusea.  A todo esto, se debe agregar el cansancio, y el sueño, esto debilita a cada montañista.

Foto: Roxi Godoy liborio  caminantes de la ruta alterna entre pinares

Ante los inicios del soroche en gran parte del equipo se suma la lluvia. ¡Y vaya! La lluvia es perfecta, ¿pero tormenta eléctrica?  Con nerviosismo vemos descender la tormenta, rayos y centellas, que iluminan el negro bosque. Las descargas eléctricas son a escasos metros abajo donde estuvimos minutos antes.

No sé si es el esfuerzo físico constante, la voluntad, o el temor de recibir una descarga eléctrica, pero se hizo un silencio por horas camino arriba. Avanzamos rápidamente, y así con toda la adversidad hemos llegados a tan ansiada cueva del oso.

Para ese entonces, todos preguntan ansiosamente…

 ¿Cuánto tiempo falta en ascender? ¿Cuántos minutos para llegar?

El clima no tiene clemencia, la lluvia es a veces leve, a veces fuerte.

Foto: Jeinner Alejandro Descanso antes que la lluvia empezara a regar el bosque

Crestas del Arrepentimiento

Muchas horas después, casi a la media noche. ¡hemos salido del tupido bosque! ¡Ahora los árboles están más esparcidos, es por la altura! Solo son rocas, y camino pedregoso.

A esta altura sientes tu cuerpo liviano como vuelo de pájaro, el sueño y la mochila doblegan tus fuerzas, es como si te empujan hacia abajo.

En el camino cada montañista utiliza diferentes formas de apaciguar la desesperación por llegar al destino “unos caminan viendo el suelo, otros se enfocan en el compañero inmediato, evitando ver a quien dirige el equipo o quizás una falsa cumbre que pueda provocar frustración al verse en la lejanía”

Ya nos encontramos en la parte llamada “Crestas del Arrepentimiento” si, ¡arrepentimiento!  porque es donde más de alguien se cuestiona ¿No fuese mejor estar en casa? ¿Cuál es el placer de ir cargado una mochila de gran peso cuesta arriba, con sueño, hambre, sed, y soroche?  Arrepentimiento porque es donde alguien se hace promesas de no volver a la montaña.  Arrepentimiento porque más de alguien ha derramado sus lágrimas en estas tierras.

Entre esta paradoja, deleite, reto, alegría y frustración ya se visualiza la última parte de las crestas del Arrepentimiento. Son unos picachos altivos, cueva de gavilanes o águilas del norte.

La subida es cada vez más compleja, son las ultimas fuerzas, la última voluntad.

Acá la prioridad es la hermandad, el líder que encabeza la caminata espera con respeto a todo el grupo, la idea es conquistar el objetivo juntos.

Después de reagrupar justo a la media noche, hemos llegado a lo que se conoce como Laguna seca, que realmente por la lluvia parecía no estar tan seca. ¡Que placer! ¡Qué alegría! ¡Qué alivio! Llegamos a donde pasaríamos el resto de la noche. Todos teníamos algo en común, ¡descansar! ¡Alivio de todos los agotamientos!

Foto: Jeinner Alejandro Campamento entre el bosque, a un costado de laguna seca

Titiritando, crujiendo dientes, y luchando por contener el frio, Acampamos entre el bosque, a un costado de laguna seca.  La lluvia que nos había empapado y las altas temperatura bajo cero, hacía que esto fuera extremo.

Luego de montar campamento, el sueño fue inmediato de cada montañista.

 Llego la alegría del nuevo día. Y avanzamos hacia la cumbre del volcán Tacana, la respiración siempre se vuelve agitada, es la poca o escasa aclimatación. Aquí vamos compitiendo con el sol, y si, cuando el sol aun no despierta hemos llegado a la cumbre a 4092 msnm. Aquí esperaremos con añoro los cálidos rayos del sol.

Foto: Don Abel el despertar del sol, listo para llenar de vida este lado del mundo

Ante la calidez del sol, agradecimos al creador de las montañas. Agradecemos el poder contemplar la magia del paisaje, y suplicamos vindicación para bajar iluminados hasta lograr la impetuosidad como los propios picachos de la montaña.

Esta es la paradoja del éxito, no hay paramento para el éxito. en este caso subir una montaña es el éxito del alma. ¡Es la plenitud!, es estar cercano a nosotros mismos, es vindicarme. Es ascetismo, es morir al yo, es alimentar el ser. ¡Hacer lo que nos apasiona es de sabios, alimentar el ser es mejor que morir por tener!

Foto: Oscar Guerra oración de cumbre, agradecimiento por el paisaje, suplicando el temple de los picachos

Ve por la vida como un montañista, después de subir con tanto esfuerzo a la cumbre del éxito, solo buscamos con toda la decencia bajar dignamente y con respeto para ser mejores ángeles de buena energía. Fue así que con alegría descendimos hasta la haciendita, donde esperaría el transporte que nos haría volver al pueblo de Sibinal.

Así se completan dos rutas, ascenso por el lado mexicano, desde Chiquihuites Unión Juárez, descendiendo hacia Hacienditas del lado de Guatemala. Esta ruta sido descrita como una de las caminatas más interesantes de América Central, que conduce a senderos sinuosos a través de exuberantes selvas tropicales.

Foto: Geografía sin Límites grupo de montañistas salvadoreños y acompañantes guatemaltecos que alcanzaron la cumbre.

Con esta descripción puedo decir, ¡Feliz cumbre hermanos salvadoreños!

 

Datos:

Altitud 4092 msnm

segundo mas alto de Guatemala y Centroamérica

 

Referencias:

Jeinner Alejandro

Henry David Thoreu (Ktaadn)

¡Cuéntanos tu historia!

Contactame para saber más.

Correo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Sígueme